No somos los “riders” de la comunicación